¿Cómo es viajar en el subte de Argentina?

El subte, como es conocido entre todos los habitantes de la capital argentina, es un sistema de trenes subterráneos que se extiende en diferentes zonas de la ciudad y, que ha venido prestando servicio desde el año 1913.

Es por ello que viajar en él se ha convertido en algo esencial entre los habitantes y una de las mejores formas de transporte para aquellos turistas aventureros que desean conocer a profundidad la esencia de un viaje en metro en Argentina.

Es importante saberlo

Antes de embarcarte en un viaje por algunas de las líneas del sute, es importante conocer un poco su distribución. El sistema está compuesto por seis líneas que van desde la “A” hasta la “H”, haciendo una extensión total de 62,8 kilómetros y 90 estaciones.

Además, la línea “A” ostenta el título de la primera línea de metro comercial que estuvo operativa en toda América Latina al ser inaugurada en el año 1913, y aunque esta se fue expandiendo rápidamente, sin embargo, tras la llegada de la Segunda Guerra Mundial, se vieron retrasadas las obras de ampliación, hasta el año 1990 que se inició la construcción de 4 líneas nuevas.

Las cifras oficiales aseguran que el sute transporta anualmente 325 millones de pasajeros.

Muévete por debajo de buenos aires

El uso del subte permite que todas las personas puedan desplazarse hacia cualquier punto de la ciudad rápidamente, sin necesidad de perderte de ningún detalle. Sin embargo, es importante que tomes en cuenta algunos detalles para tu movilidad.

Este subterráneo presta sus servicios desde las 5:00 AM hasta las 11:00 PM entre semana, Domingos y feriados entre las 8:00 AM hasta las 10:00AM.

Además, para acceder al sistema metro es necesario que se adquiera una Tarjeta Sube, con la cual se abonará un costo aproximado de $19 pesos argentinos.

Sabiendo esto, disfruta el viaje. Cada estación guarda una esencia única, al desplazarte por cada una de ellas podrás observar su arquitectura, y como esta ha ido evolucionando a lo largo de los años, como si de un túnel de tiempo se tratara.

Si te desplazas entre la línea “A” del subte, tendrás delante de tus ojos una genuina obra de arte, con acabados europeos, típicos de la época, columnas y techos en contrastes curvos dando apertura a alguna obra de arte del siglo XX, y aunque algunas de estas han sido restauradas, es posible percibir la esencia de la misma.

Pero al viajar en las líneas más nuevas es posible observar acabados arquitectónicos y artísticos contemporáneos, definidos por las formas rectas y estilizadas.

Un viaje por el subte te puede mostrar diferentes escenas, conocer nuevos lugares, estilos y personas. Recordando siempre que la cautela forma parte de una experiencia excepcional.

 

 

Publicadas en Zona